Medidas necesarias para la atención a pacientes ingresados con arbovirosis

Director de Hospital
medidas-necesarias-para-la-atencion-a-pacientes-ingresados-con-arbovirosis

Luego de casi cinco años de compleja situación higiénico-epidemiológica en la provincia de Holguín no se detienen las acciones del sector de la salud para revertirla. El hospital Clínico Quirúrgico “Lucía Iñiguez Landín” es la unidad asistencial que asume la atención a los pacientes sospechosos de arbovirosis. Para conocer los detalles de las medidas que se toman en este centro hospitalario, su director Luis Manuel García Niebla comparte algunas experiencias con Radio Angulo digital.

Doctor, ¿qué medidas se toman en el hospital para la atención a los pacientes hospitalizados con síntomas sospechosos de enfermedades causadas por el Aedes aegypti?

-“Quiero referirme a algunas cuestiones organizativas que ha adoptado la Dirección Provincial de Salud conjuntamente con la del hospital por ser los que asumimos a los pacientes que requieren hospitalización por su sintomatología y estado de salud clínico.

Se han creado dos hospitales de campaña, uno en parte del Instituto Politécnico “Calixto García” con una capacidad de 220 camas y otro en la Filial de Enfermería “Aridez Estévez” con 160 capacidades, en ambos está indicado ingresar a los pacientes de los grupos cero y uno que empiezan con fiebre o síntomas de alarma y no requieren de una unidad con servicios más especializados pero que sí garantizan el aislamiento para evitar que estas personas sean reservorios del dengue y continúe la trasmisión.

Por su parte en el Hospital Lucía ingresamos a quienes se clasifican en los grupos dos y tres o que no son de estos grupos, pero tienen una comorbilidad, o sea, enfermedades crónicas que deben ser tratadas en una unidad con el alcance para en caso de una complicación se le pueda prestar auxilio inmediatamente.

Entre las acciones determinadas es necesario aislar a los pacientes enfermos para cortar la cadena de trasmisión para garantizar que los enfermos no estén en contacto con la población sana. Estos pacientes no requieren de un tratamiento específico, solo observación por personal de la salud y tratamiento sintomático si aparecen complicaciones”.

Doctor, estas medidas pueden ocasionar problemas en la asimilación por parte de la población, ¿por qué son necesarias?

-“Estas medidas que a veces nos cuesta trabajo hacer que la población entienda pero es necesario porque estos son pacientes que llevan aislamiento. Se aprecia la tendencia de los familiares a permanecer con los enfermos en las salas de hospitalización, si permitimos esto sencillamente el aislamiento no cumple objetivo. Solo está estipulado que tengan acompañantes los casos que lo requieran por su estado de salud; el resto no porque hoy puede ser uno y mañana otro por lo que estarían expuestos a infectarse y no serían efectivas las medidas.

Otra cuestión tiene que ver con la alimentación y nuestro pueblo debe saber que allí se les garantiza la alimentación a todos los pacientes ingresados y si bien no está a la altura de un hotel es la que necesitan de acuerdo con su patología.

En primer lugar, si permitimos la entrada de alimentación violamos el principio de aislamiento y por otro lado hay pacientes que tienen patologías que requieren de una dieta especializada como pueden ser los hipertensos, diabéticos o nefrópatas que deben tener la prescripción de una alimentación acorde con su enfermedad. Sucede que cuando a ellos se les da una alimentación como suele llegar de las casas no se cumple con los requisitos hiposódicos o hipocalóricas con esto se está entorpeciendo la evolución satisfactoria de los mismos. Esto debería ser válido para todos los que ingresan en una unidad hospitalaria. Entiendo que la población cuando va a llevar alimento a un paciente enfermo lo hace con la mejor de las intenciones, pero no siempre lo que se piensa es lo correcto”.

En cuanto a presión asistencial en relación con años atrás, ¿cómo se comporta en la actualidad?

-“Años atrás teníamos en el hospital salas determinadas que nos permitían una mayor resolutividad y espacio para recibir a los pacientes que llegaban con arbovirosis. Luego estos locales asumieron el traslado de las especialidades de ortopedia, máxilo, otorrino, neurocirugía y la parte de trauma del Hospital Vladimir I. Lenin hasta nuestra unidad.

Hoy estas salas están ocupadas por las especialidades antes mencionadas, por eso hemos tenido que hacer reajustes para garantizar la atención que demandan, por ejemplo, el servicio de cirugía tuvo que ceder una sala para el ingreso a pacientes con arbovirosis y así otros han tenido que adecuarse para darle el seguimiento adecuado a los pacientes, en su mayoría, con dengue.

Esto nos generan mayor presión porque esos servicios siguen con la misma situación de morbilidad y por eso se nos hace más complejo darle resolutividad y cobertura a los casos de dengue. Esto nos obligó a abrir un segundo hospital de campaña. No deja de ser un reto enfrentar con menor capacidad a estos pacientes, aunque no ha dejado de atenderse a ninguno o buscársele una alternativa”.

Cuantiosos recursos humanos y materiales se han destinado a las acciones contra el Aedes no solo en este centro asistencial, que además asume varias especialidades clínicas y quirúrgicas, sino en el resto de los centros de salud de la provincia establecidos con este objeto social, por ello se le pide colaboración a la población para lograr la debida efectivad en las acciones.

Fuente: Radio Angulo.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 × seis =