Cuando la esperanza aferra a la vida

Liyannis del Valle Trujillo de 24 años, hace año y medio que viaja tres veces por semana en taxi desde el municipio de Gibara hasta Holguín, le asiste la razón de la vida, pues al padecer Enfermedad Renal Crónica terminal necesita hemodiálisis:

Liyannis del Valle Trujillo

Liyannis del Valle Trujillo

-“La noticia de mi enfermedad me impactó mucho pero los médicos, enfermeras y mi familia se han encargado de darme ánimo”.

Liyannis cuenta que durante su primer embarazo hizo una preclamsia grave y resultante de esto quedó hipertensa, pero no fue hasta su segunda gestación que le descubrieron la enfermedad renal. Por ello fue un reto con 18 semanas de embarazo seguir adelante y asimilar su enfermedad, en lo adelante se propuso hacer todo cuanto esté a su alcance para vivir para ver crecer a sus dos hijos.

En ese propósito de recibir sin falta tres veces por semana su tratamiento dialítico asegura su presencia puntual al Hospital Clínico Quirúrgico “Lucía Iñiguez Landín” gracias a la transportación en taxi, servicio libre de costos que le garantiza el sistema de salud y que pese a la compleja situación enfrentada por el país con el combustible, no se ha visto afectada en ningún momento:

Reinaldo Labrada Pupo, Jefe de este servicio en la institución de salud

Reinaldo Labrada Pupo, Jefe de este servicio en la institución

-“Que disponga de un taxi cada vez que tengo que hacerme hemodiálisis me ayuda bastante porque a las 05:30 pm o a la hora que sea que termine el tratamiento tengo la confianza de que me estará esperando para llevarme hasta mi casa”.

Como Liyannis cerca de un centenar de pacientes de cinco municipios de la provincia nororiental acuden al servicio de Nefrología del Hospital Lucía para el necesario tratamiento. Reinaldo Labrada Pupo, Jefe de este servicio en la institución de salud explica que la hemodiálisis es un tratamiento sustitutivo en el paciente que tiene una enfermedad renal crónica terminal y se realiza para mantener una calidad de vida lo más cercana a lo normal.

Por eso, pese a las dificultades no se ha dejado de hacer ninguno de los más de 50 tratamientos diarios de hemodiálisis realizados en el centro de salud. El especialista considera que esa enfermedad se comporta como una epidemia del siglo XXI porque cada vez hay más pacientes afectados. Su alta incidencia puede ir aparejada con el elevado índice de envejecimiento poblacional de Cuba y padecimientos como la Hipertensión arterial, la Diabetes mellitus y la Arterosclerosis, las cuales ocupan un lugar importante dentro de las causas de la Enfermedad Renal Crónica.

Referido a lo costoso del tratamiento, el nefrólogo refirió que “esta es una enfermedad que necesita de una serie de recursos extraordinarios. Precisa además de un tratamiento crónico, donde el paciente llega y luego de 15 o 20 años todavía está con nosotros. Lo convencional es que la mayoría se realiza este tratamiento con cerca de cuatro horas de duración, tres veces por semana. Esto demanda de una serie de material gastable y otros recursos que no son fáciles de adquirir.”

Por las propias características de la enfermedad el paciente llega a conocerla e incluso hay algunos que prefieren mantenerse en hemodiálisis y no trasplantarse, porque de cierta manera llegan a adaptarse a ese tratamiento sustitutivo que necesitan, al perder la capacidad de orinar por sí solos.

Humberto Cisneros Almansa tiene 73 años y desde hace cuatro se beneficia con la hemodiálisis:

-“El servicio aquí es maravilloso. Tengo que agradecer al equipo de trabajo el seguir con vida, en especial a las enfermeras que están todo el tiempo”

Moraima Hidalgo Méndez cuenta que comenzó con la insuficiencia renal por exceso de antiinflamatorios en el 2006, pero los riñones recobraron función hasta el año 2012, cuando tuvo que regresar hasta la actualidad. Al preguntarle sobre los trabajadores y las atenciones recibidas comentó que son maravillosos y quiso agradecer al Comandante Fidel Castro, quien ideó asegurarles el transporte.

Yudisley Fernández,

Yudisley Fernández,

La valía de la Medicina cubana tiene mucho que ver con equipos de profesionales como este que en incontables jornadas hacen de las hemodiálisis un motivo de vida para los pacientes, tal es el caso de Yudisley Fernández, quien en más de 17 años de trabajo como enfermera asistencial de este servicio confiesa que son muchos los pacientes que ha atendido:

-“En este cubículo tenemos a los pacientes que más tiempo llevan, por ejemplo tenemos a una paciente que lleva 19 años realizándose hemodiálisis. Al tener serios problemas renales y sus riñones no funcionar requieren un sistema depurador. Aquí somos como una gran familia porque convivimos con los pacientes durante tantos años que nos convertimos en algo más que enfermeras para los pacientes, llegamos a contarnos los problemas, ayudarnos, estamos pendientes de todo cuanto los afecta y con mucho amor y cariño damos lo mejor de nosotros”.

Si bien por lo general la Enfermedad Renal Crónica la padecen personas que sobrepasan la cuarta década de vida, también se dan casos en edades tempranas, ejemplo de ello es una joven de 16 años, Grettel Ramírez Campos, quien nació con este padecimiento:

-“Aquí me siento bien, mis enfermeras Mimi y Anita son buenísimas. Esta es la segunda vez que tengo que hacerme hemodiálisis porque comencé la primera ocasión en La Habana y me trasplantaron pero no resultó y tuve que regresar a la hemodiálisis”.

Este servicio de Nefrología sobresale por la valiosa asistencia que presta, la búsqueda de soluciones ante la rotura de máquinas por el uso constante y sobre todo por los esfuerzos para no interrumpir por ningún motivo el valioso tratamiento, ese que hace posible que pacientes como Liyannis, Humberto, Moraima y la joven Gretell mantengan la esperanza y se aferren a la vida.

Fuente: Radio Angulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno × = 7